Arnaud Imatz entrevistado por elmunicipio.es (II parte)

Arnaud Imatz entrevistado por elmunicipio.es (II parte)

1
Compartir

José-Antonio-entre-odio-y-amor

“Lo del peligro de la Falange para el gobierno de la República es un mito propagandístico. Lo que generó la radicalización antigubernamental de los falangistas es la implacable e históricamente injustificable persecución que sufrieron por parte del Frente Popular inmediatamente después de las elecciones”. Arnaud Imatz en elmunicipio.es

11.-elmunicipio.es. Hablemos de militares falangistas. ¿Los hubo? ¿Quiénes fueron realmente falangistas dentro del Ejército de España? ¿Qué poder real tuvieron para que las ideas falangistas joseantonianas se implantasen en España con todas las consecuencias? ¿Por qué fracasaron?

Arnaud Imatz.- Los hubo en vísperas de julio 1936 pero fueron esencialmente jóvenes oficiales subalternos y muy pocos coroneles (Juan Yagüe y Agustín Muñoz Grandes). Que yo sepa no había ningún general entre ellos. Hicieron lo que pudieron y se les impusieron unas circunstancias que no les fueron favorables.

12.- elmunicipio.es. – ¿Tuvieron los falangistas otra opción mejor que no fuera sumarse al Alzamiento del 18 de Julio? ¿Cuál era la fuerza real que los falangistas aportaron al llamado Ejército Nacional? ¿Piensa Ud. que José Antonio, en prisión desde el 4 de marzo de 1936, tenía información e intervino junto con la falange en el Alzamiento con pleno conocimiento de los hechos que estaban ocurriendo en España? ¿Es posible que José Antonio no interviniera en esta decisión?

Arnaud Imatz. – ¿Qué quería que hicieran? ¿Quedarse como espectadores con los brazos cruzados despotricando contra los dos bandos? La Falange genuina nació como solución de emergencia ante el desastre de España y el honor y grandeza de José Antonio ha sido sacrificarse para su patria por supuesto sin hacerse demasiadas ilusiones, en pleno conocimiento de causa. Tampoco se debe olvidar que después del fracaso del golpe de estado y el sucesivo desencadenamiento de la guerra civil, José Antonio hizo todo lo posible para que los dos bandos pudieran negociar un compromiso, pero eso evidentemente sin tener el mínimo éxito. Por lo demás, sus camaradas trataron “de interpretar de la mejor fe, pese a la incomunicación que [les] separaba [sus] consignas y doctrinas de siempre”.

13.- elmunicipio.es.- Unos dicen que las ideas falangistas joseantonianas son de derechas, otros que son de izquierdas; no faltan quienes las sitúan en la extrema derecha o ultra e incluso en la extrema izquierda. ¿Qué opina Ud.? ¿A qué se debe esta disparidad de percepción de la posición política de los falangistas? ¿Dónde se les puede situar políticamente?

Arnaud Imatz.- José Antonio intento crear un puente entre la Tradición y la Modernidad. Pertenece al elenco de pensadores y políticos, revolucionarios o reformistas, radicales o moderados, autoritarios o demócratas, que buscan asociar, conciliar, superar los contrarios relativos con el fin de integrar obreros, campesinos y burgueses en la comunidad nacional. Unir y fusionar lo mejor de las tradiciones de derecha y de izquierda, rechazar el particularismo egoísta y el universalismo abstracto, luchar contra el materialismo individualista y colectivista, tal es el objetivo de José Antonio. No es que sea “ni de derechas ni de izquierdas” es más bien simultáneamente “de derechas y de izquierdas”.

14.- elmunicipio.es.- ¿Desde el punto de vista económico los fundamentos básicos del nacionalsindicalismo joseantoniano difieren de los liberales y de los marxistas, en qué?

Arnaud Imatz.- El nacional-sindicalismo joséantoniano se opone frontalmente al mercantilismo, a la lógica del lucro, al hedonismo y al individualismo que son los valores que sustentan el liberalismo capitalista. Repudia el sistema capitalista por que se desentiende de las necesidades populares, deshumaniza la propiedad privada y la concentra en manos de unas grandes empresas (trusts de ayer, multinacionales de hoy). También condena y con igual fuerza las izquierdas marxistas porque son dominadas por el rencor, la envidia, el resentimiento y el odio. Reprueba sus políticas persecutorias y represivas, materialistas y antinacionales, a sabiendas que inevitablemente acaban en el más horripilante despotismo colectivista. Daniel-Rops, escritor que perteneció al famoso grupo de los “no-conformistas franceses de los años 1930”, decía en la misma línea: “A la raíz del socialismo como a la del liberalismo yace una mentira llamada en los dos casos materialismo. La primera afirma la preeminencia de lo material, y la segunda justifica los apetitos humanos liados a los intereses materiales, rechaza la disciplina de las virtudes y reniega todo lo que es, en el orden temporal, la proyección de los valores espirituales”.

15.- elmunicipio.es. – ¿Fueron los sindicatos del Régimen franquista los propugnados por los falangistas joseantonianos? ¿Eran los trabajadores propietarios de los medios de producción? O se asemejaban más a las corporaciones fascistas, en un intento de armonizar el capital y el trabajo, que José Antonio criticaba.

Arnaud Imatz.- Sus preguntas ya contienen la respuesta. Si mi memoria no me traiciona, en 1972, Luis Mayor Martínez publicó “Ideologías dominantes en el sindicato vertical” un librito muy esclarecedor sobre las profundas diferencias entre los sindicatos del régimen franquista y los propugnados por el nacional-sindicalismo joséantoniano.

16.-elmunicipio.es.- ¿Realmente los gobernantes de la II República Española fueron más duros con los falangistas que con otras fuerzas políticas? ¿Era la Falange original violenta en la lucha política? ¿Qué relación real tenían los falangistas con la República? ¿Eran peligrosos para los gobernantes sociopolíticos de entonces? ¿En qué consistía este peligro?

Arnaud Imatz.- Todo esto ha sido muy investigado y está bastante bien conocido. La Falange original reacciono frente a la violencia que le fue impuesta. Hay un hecho innegable: de noviembre de 1933 a junio de 1934, la Falange no causa ninguna baja entre sus adversarios y sin embargo cuenta una decena de militantes y simpatizantes asesinados por ellos. Lo que no debe de extrañar ya que el mito compartido entonces por todas las izquierdas (socialistas, anarquistas y comunistas) era el mito de la lucha armada. Entre junio 1934 y julio 1936, la Falange fue probablemente responsable de unos 80 muertos. Pero no olvidemos que hubo más de 2500 muertos violentos durante la II República y que después del acceso al poder del Frente Popular, en apenas seis meses y medio, murieron más de cuatrocientas personas. Lo del peligro de la Falange para el gobierno de la República es un mito propagandístico. Lo que genero la radicalización antigubernamental de los falangistas es la implacable e históricamente injustificable persecución que sufrieron por parte del Frente Popular inmediatamente después de las elecciones.

Arnaud-Imatz

17.-elmunicipio.es.- Hay quien ha intentado comparar al Che Guevara con José Antonio Primo de Rivera, Ud. incluso lo refleja en su libro “José Antonio entre Odio y Amor” ¿En que son semejantes y en que difieren estos dos personajes?

Arnaud Imatz.- A primeras el paralelismo puede sonar atractivo, sin embargo, es erróneo. José Antonio es un católico convencido; al contrario, Ernesto Guevara es un leninista-maoísta, un materialista y ateo. El Che se caracteriza por su fanatismo, su sectarismo, su dureza, su maniqueísmo y su demagogia revolucionaria. Es un “ángel exterminador”; la utopía lo justifica todo a sus ojos. Ya lo he dicho: mal se imagina a José Antonio actuando como El Che, es decir disparando una bala en la nuca de un rival político, organizando un campo de concentración o presidiendo la ejecución sumaria de un centenar de opositores sin estado de ánimo. A mí desde luego el odio político del Che me revuelve el estómago. Azorín, gran maestro de la Generación del 98, decía con acierto que el vocablo que mejor describe el carácter y la vida de José Antonio es la cordialidad, la bondad de corazón.

18.-elmunicipio.es.- Desde la desaparición de Falange Española de las JONS el 19 de Abril de 1937, y la posterior usurpación y tergiversación de su ideología y de su simbología, han surgido personas y organizaciones que han intentado la recuperación de la verdad falangista. Aunque sea engorroso para una entrevista le pedimos que nos dé su opinión, breve pero precisa, sobre los nombres y organizaciones que le sugerimos en relación con la Falange genuina joseantoniana.

Arnaud Imatz.- En su larga lista figuran los nombres más destacados de la disidencia falangista: Manuel Hedilla Larrey, Narciso Perales Herrero, Patricio González de Canales, David Jato, Dionisio Ridruejo, General Yagüe, José Pérez de Cabo, Eduardo Ezquer, Manuel Cepeda, Ceferino Maestú Barrio, Diego Márquez Horrillo, Silfredo Hillers de Luque, Manuel Cantarero del Castillo, Pedro Conde Soladana, etc. Cuando hice mi investigación tuve la oportunidad de conocer personalmente a la mayoría de ellos y a las organizaciones en que militaron. Son o eran personas honestas, dignas y coherentes, incluyendo los que evolucionaron drásticamente hacia la social-democracia como Ridruejo y mi amigo Cantarero. También tuve la oportunidad de conocer o de toparme con algunos de los “posibilistas” franquistas (Raimundo Fernández Cuesta, Manuel Valdés Larrañaga, Pilar Primo de Rivera, José Antonio Girón, José Luis Arrese, Luis González Vicén, José Antonio Elola Olaso, etc.). Mi gran amiga fue sin embargo la poliglota y culta, gran experta en el ballet Béjart, “Lula”, Elisa de Lara y Osio. En los años 1975-1985 nos veíamos regularmente en París donde su hermano era médico psiquiatra. Pero aquí me quiero limitar a recordar dos testimonios que me parecen definitivos. Primero, el de David Jato: en 1974 me dijo que la “Falange murió con José Antonio”. Teniendo yo 25 años me pareció una exageración. Pero sin embargo hoy estoy totalmente de acuerdo. Segundo, citaré al artífice del polémico decreto de Unificación o de creación de la FET (19 de abril de 1937), Ramón Serrano Suñer, con quien he tenido la oportunidad de charlar varias veces a raíz de una larga entrevista que le hice en 1985 para una revista parisina. A la pregunta ¿hubiera podido controlar José Antonio la enorme masa de nuevos falangistas y afirmar su fuerza política frente al ejercito? Su respuesta fue sin ambages: “¡Sí! ¡Estoy convencido! […] con la presencia de José Antonio el poder de Franco hubiera sido un poder militar, pero de ninguna manera un poder político y militar […] José Antonio hubiera tenido muchos detractores, adversarios encarnizados de su poder político. Pero el pueblo estaba con la Falange. Y en definitiva era solo el pensamiento, el recuerdo, el nombre de José Antonio. Imagínese lo que hubiera ocurrido con su presencia física, su agilidad mental, su sensibilidad política y humana… Hubiera tenido dificultades, opositores, pero se habría impuesto. Estoy absolutamente convencido”. Y a mí desde luego esto me parece mucho más acertado que el vaticinio muy improbable de muchos otros según el cual: “lo hubieran fusilado los militares”.

19.-elmunicipio.es.- ¿Que presente y futuro ve Ud. para la ideología falangista? ¿Será finalmente José Antonio Primo de Rivera reconocido históricamente por lo que verdaderamente dijo e hizo?

Arnaud Imatz.- Mire Usted yo quiero ser sincero. Las Obras de José Antonio no son la Biblia y los defensores del fundador de FE tienen hoy una presencia testimonial o anecdótica. En 80 años España, el pueblo español y toda Europa han evolucionado muchísimo. En cuanto al cambiazo ético-espiritual de la “elite política” española ha sido brutal. Ortega no hablaría hoy de rebelión de las masas sino más bien de rebelión de las élites. Caricaturizando un poco diré que dicha élite o clase política ha pasado de adorar a la Virgen María, para luego dividirse entre adoradores de Marx y de Lenin y adores de Franco, y para finalmente … adorar a los parachoques de sus bonitos coches importados de Alemania.

Un hecho significativo: debido a la propaganda de esa mediocre, irresponsable y dimisionaria elite política, económica y cultural, el pueblo español ha mostrado ser uno de los pueblos de Europa que más quiere a la Unión Europea. O sea que la Unión Europea, institución irreformable en manos de una oligarquía anti demócrata (mezcla de neoliberales y neo-socialdemócratas), adversaria de la idea de la Europa potencia, enemiga férrea de los populismos democráticos y por supuesto partidaria de lo que las Naciones Unidas llaman el “reemplazamiento de poblaciones”, se beneficia hoy de un apoyo sólido en todo el electorado español. Esto nos puede alegrar o doler, pero es la realidad.

Paradójicamente, la España de hoy está dando la razón al eslogan turístico de Fraga Iribarne: “Spain is different”. Es preciso subrayar aquí lo que esconde la pseudo-élite política. La dimensión anti-oligárquica y democrática es el denominador común de los populismos europeos. Independientemente de sus defectos, el populismo europeo es un signo de resistencia, la única esperanza de renovación, de salida de nuestra dormición. Es la protesta legitima de las masas insatisfechas, engañada, humilladas por los privilegiados del sistema. Es el grito de los excluidos, de los humildes asqueados por la corrupción de sus pretendidas elites. Es la solemne proclamación de la supremacía del pueblo, del carácter sagrado de la soberanía popular y de su identidad cultural. Por eso asusta tanto a la élite política que repite como un mantra que es racista, xenófobo y demagogo. Pues bien, el populismo español actual, el de Podemos, es precisamente todo lo contrario. Es el único partido populista, con el muy desacreditado, Syriza, que se declara favorable a la inmigración y al multiculturalismo apoyando en eso a la calamitosa Angela Merkel, al inconsistente François Hollande y a todos los aliados del gran capitalismo. Podemos es el partido que juega un pésimo papel: el de los idiotas útiles del sistema como decían antaño sus antecesores marxistas.

Sobre la actualidad del pensamiento de José Antonio (entendida como pistas de reflexión y no por supuesto como recetas válidas para hoy) quisiera añadir unas pocas palabras. Basta recordar aquí algunos ejes de la doctrina política del fundador de FE: – Primero: la armonización de la tradición y la modernidad ó, si se prefiere, en términos más adaptados a nuestra época, la conciliación del apego y de la globalización. – Segundo: la teorización personalista-cristiana de la patria como «entidad histórica, diferenciada de las demás en lo universal por su propia unidad de destino» ¡Ni particularismo absoluto, ni universalismo total! Tercero: los reproches al capitalismo salvaje (hoy al neo-liberalismo anglosajón obsesionado por la desregularización de los mercados). – Cuarto: la crítica a la democracia representativa, formal, partidocrática y oligárquica en nombre de una democracia orgánica, directa y participativa (hoy no cesa de agravarse el déficit democrático, la ruptura pueblo – élite). – Quinto: el análisis de la revolución social-marxista como religión secularizada y la desconfianza con respeto a la creencia de la Ilustración según la cual la perfectibilidad del hombre sería infinita (una creencia que constituye la principal fuente de los totalitarismos modernos). En otras palabras: la denuncia de los excesos individualistas y la crítica de las tentaciones de retorno a los despotismos colectivistas. – Y finalmente, sexto (esto para no alargar demasiado la lista): el civismo, el servicio del bien común, la llamada al ideal colectivo, el rechazo de la separación radical entre ética privada y ética pública, el espíritu de sacrificio y de responsabilidad opuesto al espíritu de beneficio personal y de corrupción. Como ve son todos valores más necesarios que nunca. Un programa extenso e innovador…

En cuanto al reconocimiento de la figura histórica de José Antonio “por lo que verdaderamente dijo e hizo”, debo decir que no he observado mucho cambio desde hace cuarenta años a pesar de los numerosos e interesantes estudios publicados sobre su persona y obra. Ahora bien, como historiador de las ideas no ignoro la importancia de lo imprevisto en la historia y conozco el adagio de Charles Maurras: “Toda desesperación en política es la tontería absoluta”.

20,- elmunicipio.es.- ¿Como ve Ud. el futuro de Europa, sus valores tradicionales prevalecerán o por el contrario sucumbirán ante la ideología de género, las “invasiones” de otras culturas o los nacionalismo excluyentes? ¿Esta Europa agotada y sin respuestas?

Arnaud Imatz.- Hay mucha confusión sobre la idea de Europa. Rajoy, Zapatero, Hollande, Merkel, y casi toda la oligarquía o casta política europea nos quieren persuadir que hay una sola Europa: la Unión Europea. Una institución que por cierto se ha revelado antidemocrática y que hoy esta herida de muerte. Pero esto es falso. Hay dos maneras de enfocar la idea de Europa: se puede querer la unidad de Europa como etapa hacia la unidad del mundo, unidad basada en la uniformidad de la humanidad obtenida a través de la autonomía absoluta de la economía y de la técnica. Otra manera es querer la unidad de Europa como “gran espacio” con el fin de acabar con las tendencias uniformizantes y la disolución de las diferencias entre naciones y culturas. Unos piensan Europa a través del prisma de la OTAN, otros la ven como un medio de emanciparse de la tutela avasalladora estadunidense. Unos quieren luchar a favor de una Europa sin fronteras, contra las discriminaciones y en nombre del mito de “los grandes principios europeos” que serían la democracia y los derechos del hombre. Otros defienden la Europa de los pueblos, de las patrias, de las regiones y de los Estados-Naciones y afirman la importancia del patrimonio histórico, religioso y cultural. Los prosélitos del mundo unipolar se oponen a los partidarios del mundo multipolar. Son dos visiones antagónicas e irreconciliables. Personalmente, creo que los pueblos europeos y algunos de sus representantes están empezando a tomar conciencia de estos verdaderos desafíos. Lo que si espero es que no tarden demasiado en salir de su dormición porque no quiero verles sumergidos en los inevitables estragos de las rupturas violentas.

21,- elmunicipio.es.- Desea añadir algo más para los lectores de elmunicipio.es

Arnaud Imatz.- Quiero solamente darles las gracias a todos por su interés.

elmunicipio.es.- Los agradecidos somos nosotros. Esperamos contar con Ud. para próximas colaboraciones.

José Antonio intento crear un puente entre la Tradición y la Modernidad. Pertenece al elenco de pensadores y políticos, revolucionarios o reformistas, radicales o moderados, autoritarios o demócratas, que buscan asociar, conciliar, superar los contrarios relativos con el fin de integrar obreros, campesinos y burgueses en la comunidad nacional. Unir y fusionar lo mejor de las tradiciones de derecha y de izquierda, rechazar el particularismo egoísta y el universalismo abstracto, luchar contra el materialismo individualista y colectivista, tal es el objetivo de José Antonio. No es que sea “ni de derechas ni de izquierdas” es más bien simultáneamente “de derechas y de izquierdas”. Arnaud Imatz en elmunicipio.es

Noticia relacionada Arnaud Imatz entrevistado por elmunicipio.es (I parte)

Loading...
loading...

1 Comentario

  1. Cuánto tenemos que agradecer a Arnaud Imatz, francés para más destacadas señas, el amor que muestra por nuestra Patria, por su Historia, valores y tradiciones, que le han llevado a exaltar todo ese bagaje a través de un estudio y análisis rigurosos, dando a conocer al mundo personajes excepcionales como José Antonio, entre otros, que de otro modo pudieran estar ya casi perdidos para el futuro; cuando ese futuro que aún no está escrito puede que tenga que retornar a esas fuentes de pensamiento donde residen los valores permanentes de la Humanidad, tales como el honor, la dignidad, la conducta limpia, la auténtica vocación política como servicio al pueblo, la entrega en esa misión hasta la muerte, etc. etc.,
    Gracias, Arnaud Imatz, en nombre de mi Patria, España, y en el mío.
    Un fuerte abrazo.

Dejar una respuesta