¿Dónde están, José Antonio?: Respuesta de Pedro Cantero López

¿Dónde están, José Antonio?: Respuesta de Pedro Cantero López

0
Compartir
loading...

Eduardo_López_Pascual_con_Pedro_Cantero_Falange_Autentica

¿Dónde están, José Antonio?: Respuesta de Pedro Cantero López

Por Pedro Cantero López

El Municipio de Toledo ha compartido con el camarada Eduardo López Pascual, el poema que titula, ¿Dónde están, José Antonio? Nada más leerlo comencé a tratar de contestar a la pregunta, según lo presiento yo.

Loading...

La verdad es que ya sólo queda algún vestigio de los que en su día loaron a la figura del ídolo hasta el hartazgo. Lo malo del asunto es que muchos de los que de verdad hemos admirado a José Antonio tratando de seguir su legado intelectual sin reparar en los avatares que su efímero paso por este mundo le fueron mandando, sin menoscabo del aprecio personal, pensamos que a nuestro líder natural, no le hubiese complacido, atreviéndome a asegurar que en algunos “apasionados elogios” se sentiría defraudado. Aun reconociendo la buena voluntad de los que le dedican tantos halagos.

En especial me gustaría hacer hincapié de la inexistencia de una fuerza política que sin fijarse en los convencionales estereotipos de derechas e izquierdas no haya sabido recoger el espíritu revolucionario del nacionalsindicalismo basado en la justicia social, que por su independencia y falta de sumisión a las directrices de un Comité Central, hubiese significado llevar al pueblo a la realización moral e histórica. No se hubiesen necesitado asesinos con boina ni confundir el verdadero progresismo paradigma de moral de sacrificio puesta al servicio de la comunidad, con la cochambre y el odio de que es capaz el hombre cuando afloran los sentimientos más ruines. Esa es la razón por lo que la llamada izquierda se ha adueñado de la lucha en las calles, etiquetando al que ose en hacerle la competencia con el conocido epitafio de fascista.

En cuanto a la derecha, después de que se sirviera de una juventud descabezada para ganar una guerra, ejercer la represión y gobernar a la sombra del capitalismo más rancio, se le ha permitido envolverse en la bandera de un patrioterismo que solo lamenta el que puedan perder sus privilegios.

Por eso querido Eduardo, ignoro si has tenido la contestación a tu pregunta sobre el paradero de aquellos luchadores ni del añadido que yo haría sobre que han hecho sus descendientes, que han vivido una existencia regalada y que todo lo que son se lo deben a los antiguos revolucionarios que han desaparecido como por ensalmo. Quizás, camarada, haya que hacer como Diógenes y salir a buscar un revolucionario, con una lámpara encendida a la luz del día.

Loading...
loading...

Dejar una respuesta