Falange Española, Jose Antonio Primo de Rivera y la violencia

Falange Española, Jose Antonio Primo de Rivera y la violencia

0
Compartir
loading...

Jose Antonio Primo de Rivera con camisa azul de Falange Española

Falange Española, José Antonio Primo de Rivera y la violencia

Jose Antonio Primo de Rivera nunca fue un adalid o defensor a ultranza de la violencia, aunque nunca la rehuso ni personal ni políticamente, cuando la considero necesaria.

No fue ni más ni menos violento que otros personajes de su trágica época, tales como Durruti, Largo Caballero, Indalecio Prieto, la Pasionaria y otros muchos más.

Es conocido por sus famosas “coleras bíblicas”, que no fueron más que incidentes puntuales en su vida, veamos.

El primero surgió en una Junta General del “Colegio de Abogados de Madrid”, cuando un político conservador llamado Rodriguez de Viguri se refirió a su padre Don Miguel relacionándolo con “La Caoba”, ( mujer de mala reputación) José Antonio le dio un puñetazo y le mando a sus padrinos.

Más adelante se produjo un incidente con el General Queipo de Llano en un café de la calle Alcalá de Madrid, cuando esté insulto al tío José del Jefe, allí acudió José Antonio buscándole, le dio un puñetazo y a José Antonio le dieron un bastonazo en la cabeza, como consecuencia le abrieron un Consejo de Guerra y fue expulsado del Ejército.

En diciembre de 1933, siendo ya diputado José Antonio, le dio un puñetazo a Indalecio Prieto cuando esté tachaba de latrocinio el contrato de la Compañía Telefónica con el Estado.

Además tienes que ver la siguiente información relacionada pinchando en el enlace —A pesar de todo Jose Antonio Primo de Rivera vive

En octubre de 1934, en plena revolución de Asturias, José Antonio ordenó a un político catalanista llamado Sbert que abandonará el restaurante Savoy o si no lo sacaría por la fuerza.

El 6 de noviembre de 1934, también en el Congreso, José Antonio en plan de broma solicito al Presidente “que de vez en cuando tenían que dejar que se pegarán”, ante esta ocurrencia un político radical llamado Álvarez de Mendizábal le contesto: “tú no pegas ni con engrudo”, Jose Antonio Primo de Rivera se dirigió a él, le dio un puñetazo y le lanzó al banco de los ministros, ironizando le dijo que tenía que darle las gracias porque por una vez había llegado al Banco Azul.

Este puñetazo le costaría muy caro a Jose Antonio Primo de Rivera, pues precisamente el político agredido fue de los que mas maniobro para declarar ilegales las segundas elecciones del 36 en Cuenca, consiguiendo que no saliera diputado José Antonio, lo que posiblemente le costó la vida.

Loading...

Pero también José Antonio fue objeto de gran violencia, recordemos el atentado con bomba que sufrió en su coche en la calle Princesa esquina a la de Altamirano en abril de 1934.

También tienes que ver la siguiente información relacionada pinchando en el enlace —Los distintivos de mando en la Falange Española de José Antonio Primo de Rivera

Es menos conocido cuando José Antonio fue agredido a puñetazos, en enero de 1936, después de dar un mitin en Alcañiz, cuando intento tomar un refrigerio en un bar de la Plaza de España de dicha localidad.

O cuando en el mes de mayo de 1936, después de finalizar un juicio, recibio un puñetazo y un tintero en la frente, lanzado por el Secretario Judicial, cuando Jose Antonio Primo de Rivera le dijo “que ya habían tenido tiempo de falsificar el acta”.

A Jose Antonio Primo de Rivera, políticamente le repugnaba la violencia, hasta el punto que un antiguo correligionario de Falange Española, Juan Antonio Ansaldo, dijo de él “que valía para Presidente de la Liga Mundial Antifascista”.

En este punto recordar que Jose Antonio Primo de Rivera se negó rotundamente a autorizar las represalias hasta que habían “caído” muchos camaradas.

En definitiva, “José Antonio fue un hombre adelantado a su tiempo, nacido antes de tiempo y que murió en poco tiempo”.

No caigamos en la manipulación interesada de la Historia, José Antonio nació en una época convulsa en la que la política estaba íntimamente ligada con la violencia, fue un hombre más de esa época, valiente, decidido, incluso impetuoso, con honor, pero nunca un loco violento.

Hoy, como siempre, volvamos a reivindicar su figura y su mensaje, en pos de la Revolución Nacional que España necesita desde hace siglos.

¡¡ PRESENTE ¡¡

Texto e imagen de José Antonio Primo de Rivera del archivo personal de Juan Manuel Cepeda

Loading...
loading...

Dejar una respuesta