Falange Española y su anticapitalismo

Falange Española y su anticapitalismo

2
Compartir
loading...

falange anticapitalista

Por Eduardo López Pascual para elmunicipio.es

Como falangista de Falange Española he tenido a lo largo de mi vida, la sensación quizá equivocada en términos generales, de que muchos de los que se consideraban fieles seguidores del ideal jose antoniano que fundó Falange Española, no estaban tan convencidos del anti capitalismo que el fundador de Falange Española exponía desde sus primeros discursos y de sus múltiples declaraciones que se podrían resumir en aquella frase antológica que decía: Desmontar el capitalismo es una tarea moral. Durante toda mi pertenencia a los grupos falangistas- buscando sinceramente el mensaje original – que no impedía la necesidad de una actualización democrática, he visto como algunos de los más destacados representantes del mundo azul, sobre todo los que de alguna manera defendían la continuación del régimen anterior, proclamando su condición de falangistas, como mediante proclamas de imposibilidad, negaban nuestra posición firme y coherente de un anti capitalismo cada vez más incrustado en la sociedad española.

Recuerdo algunos debates en Falange Española que tuve que sostener con quienes justificaban el capitalismo como única probabilidad de mejorar esta sociedad, y lograr el bien de los españoles. Otros argumentaban desde su situación como líderes locales o regionales, que el nacional sindicalismo no tenía futuro, que estaba desbordado por la realidad y que ser anti capitalista era una forma de no tener cancha en el mundo político actual. Con franqueza, fueron declaraciones como esas las que me hicieron abandonar el partido Falange Española de las JONS, y buscar en la Auténtica la fidelidad al pensamiento de los Puntos iniciales de la Falange Española, en los que ser anti capitalista era señal inequívoca del ser nacional sindicalista.

Hoy, cuando existen partidos que pregonan y proclaman con decisión- aunque tampoco nos fiemos demasiado por su composición marxista-, como puedan ser Podemos o las CUP, que han logrado tanto uno como otros cientos de miles de votos, – presentando una fuerza en los Parlamentos nacional y regional, declarando sin complejos su condición anti capitalista, no sé yo como aun existen personas dentro de lo que se llama Falange Española, que reniegan de nuestra principal y más exigente creencia política, como es la superación del capitalismo. No somos comunistas, nos somos anarquistas, somos falangistas con su fundamento sindicalista que lucha democráticamente, como los otros, contra la impunidad de un capitalismo salvaje e insolidario.

Loading...

No podrán, aquellos que se dicen falangistas el acusarnos de utópicos, de irreales o idealistas, al defender como marca indeleble, nuestro mensaje anticapitalista. No es un ideal obsoleto, o superado, ahí están los millones de hombres y mujeres que piensan en expulsar esa forma de explotación personal que es el capitalismo tal y como todavía funciona.

¿Qué dirán aquellos que decían que era imposible una sociedad anti capitalista? Ahí está el resultado, y mientras, los falangistas, que fuimos a la cabeza de ese anti capitalismo, vemos como otros muy diferentes, se ganan la confianza de los electores y son reconocidos cono una fuerza política que ilusiona. Yo, como antiguo falangista, educado o formado en las filas rigurosas del Frente de Juventudes, reivindico para nosotros el camino que nos indicara José Antonio.   Somos anti capitalistas, somos nacional sindicalistas. Y sí, eso no está periclitado, está vivo.

Noticias sugeridas >>>>>>>

SABE EL PUEBLO ESPAÑOL QUE QUIERE EL NACIONAL SINDICALISMO

El separatismo catalán copia a Falange Española

Falange Española de las JONS pide ilegalizar a los partidos separatistas

Loading...

loading...

2 Comentarios

  1. “Primo de Rivera utiliza una palabrería demagógica; pero son notorias sus relaciones con la alta Banca y los grandes terratenientes andaluces. A la vez que dice querer la revolución Nacional-Sindicalista pide dinero a los directores de los Bancos y a los grandes terratenientes.”
    Ramiro Ledesma Ramos. Entrevista en el Heraldo de Madrid. 18 de enero de 1935.

    Demagogia también es la que practica en la actualidad FA, tiene la desfachatez de autorizarse Nacional-Sindicalista y es una suerte de socialdemocracia cristiana en lo político y capitalista liberal en lo económico.

    Afortunadamente ya no engañan a nadie.

Dejar una respuesta